Rostros de la edición 6. Astrid Velasco

Astrid Velasco, coordinadora de publicaciones del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, de la UNAM, nos platica sobre su trayectoria y sus funciones en el medio editorial, desde la planeación de proyectos hasta la publicación de libros y revistas, así como su labor como profesora y divulgadora de procesos editoriales. Agradecemos a Astrid por haber aceptado participar en este ejercicio.

Agradecemos a Astrid por haber aceptado participar en este ejercicio.


¿Cómo incursionaste en el mundo editorial?

Hola, mi nombre es Astrid Velasco y agradezco mucho a la editorial Fondo Blanco por haberme invitado, en especial a Lizette Cisneros, que me extendió la invitación. Fue un poco por el azar y la necesidad, yo no tenía trabajo, era estudiante de Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y me contrató un amigo que estaba también en la Facultad para trabajar como correctora de estilo en la editorial Cal y Arena. Posteriormente, una maestra, la doctora Concepción Company, me dio una beca para trabajar en su proyecto de cultura medieval en el Instituto de Investigaciones Filológicas, ese proyecto también lo encabezaba un profesor mío, Aurelio González, y los dos me enseñaron muchísimo: me enseñaron a corregir, ahí aprendí a formar libros en un programa que se llamaba Page Maker, y aprendí también cuestiones de producción. Trabajé también poquito después en la editorial Alfaguara, y con Marisol Schulz aprendí a hacer todo el cuidado editorial de un libro, aprendí a revisar pruebas tipográficas, entré a trabajar en el Centro de Investigaciones sobre América del Norte. La que era jefa entonces ahí, Dolores Latapí, me enseñó toda la sistematización de la producción editorial, y he tenido un maestro y otro y otro. Realmente he sido muy afortunada en ese sentido. Además de que empecé a dar clases muy pronto y me puse a estudiar como loca porque me daba terror dar la clase y no saber algo, entonces leí todo lo que estuvo a mi alcance, y así fue como aprendí.

¿Cuáles son tus principales funciones en el sector editorial?

Soy coordinadora de publicaciones del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM y ahí superviso toda la producción de publicaciones, los libros, dos revistas; superviso el área de diseño, que no sólo trabaja para las publicaciones sino para la difusión de todos los materiales del centro. Me encargo también de supervisar un repositorio, del área de comercialización, de todos los trámites jurídicos y también soy profesora en la Cámara Nacional de la Industria Editorial y en la Universidad Autónoma Metropolitana, en la Maestría en Diseño y Producción Editorial de la UAM Xochimilco. Llevo también muchísimos años dando clases, he dado clases en muchas otras universidades y soy parte del Seminario de Procesos Editoriales de la UNAM, que desde hace 15 años se encarga de hacer el taller de procesos editoriales de la UNAM, que tiene como principal función la capacitación y la actualización de los miembros de los departamentos editoriales, pero también hacer redes entre nosotros los editores universitarios.

¿Cómo influye tu trabajo en la vida social?

Yo creo que las publicaciones finalmente son constructoras de redes sociales, la publicación establece procesos de comunicación entre el autor, que emite un mensaje, y la editorial, que tiene todo un discurso de qué tipo de texto va a publicar y de qué va a comunicar, con los lectores. Ésas son relaciones sociales que construyen culturas. El libro es uno de los soportes de conocimiento que existe desde hace miles de años, es un constructor de cultura, es el medio de difusión del conocimiento y es la manera en que la humanidad preserva y crea cánones a lo largo de la historia.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Lo que más disfruto es crear proyectos, me encanta hacer toda clase de proyectos nuevos. Me gusta muchísimo mi trabajo, me gusta mucho inventar, hacer el número de una revista, supervisar, ver qué se me ocurre. Unas de las características que tengo y que más valoro son la curiosidad y la creatividad en el sentido de inventar y resolver problemas. Eso es lo que más me gusta de mi trabajo, así como las relaciones con las personas: me encanta muchísimo por ejemplo, estar con mis alumnos, uno de los lugares donde más aprendo es dando clases porque aprendo muchísimo de los alumnos y aprendo también de mis colegas, pero las relaciones sociales que establezco con ellos, no me refiero a ir a un bar o algo así, me refiero a relaciones de conocimientos, son muy ricas y me llenan muchísimo de energía.

¿Por qué es importante que la gente conozca lo que haces?

Yo creo que visibilizar es valorar, es el primer paso para que algo se valore. Creo que la gente no sabe de qué se trata la edición de libros, la gente piensa que entrega su manuscrito y ya eso se convierte en un libro, pero no entienden que lo que hacemos es un proceso de transformación y un proceso de identificar ese mensaje textual, estético, lo que sea, cómo va a llegar mejor a otras personas. Lo que hacemos realmente es establecer esas relaciones de comunicación en un aspecto lingüístico, visual y también de mercado y de distribución. Esto me parece muy importante porque además estamos en un momento en el que están desapareciendo muchas industrias, el libro y el editor llevan un rato en una crisis que le imponen la historia y la aparición de tecnologías nuevas, el libro es una tecnología desde que tuvo un soporte en la piedra, en papel, en papiro, el mismo libro. Ahorita también las redes sociales, las tecnologías, le han impuesto una crisis porque aparte el libro se puede ya publicar directamente en un soporte y entonces eso también hace repensar la función del editor, que obviamente no es poner un contenido en un soporte; nos mete en una crisis justamente de valor de nuestro trabajo. Entonces visibilizar es el primer paso para que la gente entienda lo que hacemos, por qué lo hacemos, cuál es la ventaja de nuestra existencia y de ahí en adelante.

Ediciones universitarias y libros digitales

Yo creo que no hemos cambiado, estamos haciendo tal vez más libros digitales ahorita, más libros electrónicos pero básicamente no han cambiado. Es un momento muy importante para repensar nuestro trabajo y para transformarlo, no solamente en el soporte, que es lo que ha sucedido ahorita, es en la cadena de la distribución donde tenemos que pensar. Ahorita vemos la saturación de las librerías que surtían en línea y la imposibilidad de muchos que tienen un stock de sacarlo hacia los lectores. Esta pandemia nos pone a pensar qué vamos a hacer, y además ya no a sentarnos a llorar de “no tengo dinero”, sino a crear proyectos que sean viables económicamente en un mundo en el que no va a haber dinero, no va a circular el dinero, y en un mundo en el que es posible que estemos encerrados mucho tiempo.

¿Qué aprenderá el mundo editorial de esta pandemia?

Tiene que repensarse, tiene que aprender a que lo que conocía hasta el momento no es válido en todas las circunstancias, hay que repensarlo, hay que discutirlo, hay que hacer alianzas estratégicas. Una cosa muy terrible en el mundo editorial es que debemos trabajar en equipo porque así se hacen los libros, así sean las revistas, pero no somos equipo para hacer alianzas, y es el momento de hacer alianzas.

¿A qué colegas admiras?

Tengo una gran lista, voy a mencionar algunos nombres nada más: admiro muchísimo a Alejandro Cruz, el editor del Colegio Nacional, creo que es alguien que ha sabido hacer bien la divulgación de la ciencia, hacer unos libros hermosísimos, pero que sabe cuál es su papel social como editor. Admiro muchísimo también a Sayri Karp, es una de las pocas editoras universitarias que ha revitalizado una editorial, ella la creó, pero ha pasado por muchas etapas, y ha pasado de tener una editorial en números rojos a tenerla en números negros, y a realmente crear proyectos innovadores. Hay otros editores pero no da el tiempo para decir todos los nombres.

Comentarios finales Es un momento en el que todos debemos prendernos y dejar de llorar y hacer proyectos juntos, proyectos que puedan salvar a la industria editorial y conectarnos con los lectores. Tenemos a los lectores en las redes y estamos creo que muy lentos. Obviamente les quiero compartir el catálogo en el que yo trabajo, los invito a ver la página del CISAN de la UNAM: www.cisan.unam.mx. Les vuelvo a agradecer mucho, bye.


Necesitamos de tu ayuda para fortalecer nuestro proyecto. Suscríbete, hazte Patrocinador y recibe todo nuestro contenido exclusivo por un único pago.

Nivel Precio  
Visitante Gratis Selecciona
Seguidor $99.00 por Año. Selecciona
Patrocinador $249.00 ahora. Selecciona
Lector $699.00 por Año. Selecciona

← Volver a la página principal

Scroll to top
A %d blogueros les gusta esto: