Coreografías. El cuerpo como testimonio

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); Vladimir Villalobos López Mientras volvía de las tortillas, me atravesó la idea de que aún no termino de dimensionar la edad que tengo. Me asomé al reflejo de una camioneta y me creí el mismo que cuando en casa me mandaban por tortillas —a veces al mercado de la esquina, a veces a cinco minutos de camino porque estaban mejores allá, ordenaba convencida mi mamá—. Claramente recuerdo haber pensado que, como dice la canción, es sólo una cuestión de actitud; pero bastó prestarme atención (los reflejos deforman) para reconocerme otro, empezando por la rodilla derecha,...

Para acceder a este contenido necesitas una suscripción a Fondo Blanco. Durante unos meses podrás adquirir una suscripción de patrocinador que te dará acceso a todos nuestros contenidos actuales y futuros. Para más información da clic en el botón de abajo. Si ya eres miembro, inicia sesión, si aún no lo eres, suscríbete con el botón de abajo.
Iniciar sesión Suscríbete ahora
Scroll to top
A %d blogueros les gusta esto: