Open post

«La casa en la arena», un cuento de Juan Carlos Onetti

Cuando Díaz Grey aceptó con indiferencia haber quedado solo, inició el juego de reconocerse en el único recuerdo que quiso permanecer en él, cambiante, ya sin fecha. Veía las imágenes del recuerdo y se veía a sí mismo al transportarlo y corregirlo para evitar que muriera, reparando los desgastes de cada despertar, sosteniéndolo con imprevistas invenciones, mientras apoyaba la cabeza en la ventana del consultorio, mientras se quitaba la túnica al anochecer, mientras se aburría sonriente en las veladas del bar del hotel. Su vida, él mismo, no era ya más que aquel recuerdo, el único digno de evocación y...

"«La casa en la arena», un cuento de Juan Carlos Onetti"Leer más
Open post

«El árbol», un cuento de María Luisa Bombal

El pianista se sienta, tose por prejuicio y se concentra un instante. Las luces en racimo que alumbran la sala declinan lentamente hasta detenerse en un resplandor mortecino de brasa, al tiempo que una frase musical comienza a subir en el silencio, a desenvolverse, clara, estrecha y juiciosamente caprichosa. “Mozart, tal vez”, piensa Brígida. Como de costumbre se ha olvidado de pedir el programa. “Mozart, tal vez, o Scarlatti…” ¡Sabía tan poca música! Y no era porque no tuviese oído ni afición. De niña fue ella quien reclamó lecciones de piano; nadie necesitó imponérselas, como a sus hermanas. Sus...

"«El árbol», un cuento de María Luisa Bombal"Leer más
Open post

«El armario», un cuento de Thomas Mann

Estaba nublado, hacía frío y todo quedaba en una semioscuridad, cuando el expreso Berlín-Roma entró en una de las estaciones intermedias de su ruta. En un compartimento de primera clase, con cubiertas de pasamanería sobre la tapicería de felpa, Albrecht van der Qualen, viajero solitario, se despertó y se incorporó. Sentía la boca seca y en el cuerpo la desagradable sensación producida cuando el tren se detiene después de un largo viaje y nos damos cuenta del cese de un movimiento rítmico, tomando conciencia de las llamadas y señales del exterior. Es como volver en sí después de una...

"«El armario», un cuento de Thomas Mann"Leer más
Open post

La historia según Pao Cheng, un cuento de Salvador Elizondo

En un día de verano, hace más de tres mil quinientos años, el filósofo Pao Cheng se sentó a la orilla de un arroyo a adivinar su destino en el caparazón de una tortuga. El calor y el murmullo del agua pronto hicieron, sin embargo, vagar sus pensamientos, y olvidándose poco a poco de las manchas del carey, Pao Cheng comenzó a inferir la historia del mundo a partir de ese momento. “Como las ondas de este arroyuelo, así corre el tiempo. Este pequeño cauce crece conforme fluye, pronto se convierte en un caudal, hasta que desemboca en el...

"La historia según Pao Cheng, un cuento de Salvador Elizondo"Leer más
Open post

«Tantalia», un cuento de Macedonio Fernández

Tantalia El Mundo es de inspiración tantálica Macedonio Fernández (Argentina, 1874-1952) Primer momento: El cuidador de una plantita Él acaba por convencerse de que su sentimentalidad, aptitud de simpatía, que viene desde tiempo luchando por recuperar, está agotada, y en los sufrimientos de este descubrimiento cavila y halla por fin que quizás el cuidado de una plantita endeble, de una mínima vida, de lo más necesitado de cariño, debería ser el comienzo de la reeducación de su sentimentalidad. Ocurre que pocos días después de esta meditación y proyectos en suspenso, Ella, sin sospechar tales cavilaciones pero movida por una...

"«Tantalia», un cuento de Macedonio Fernández"Leer más
Open post

«Decálogo del perfecto cuentista», de Horacio Quiroga

I Cree en un maestro -Poe, Maupassant, Kipling, Chéjov– como en Dios mismo. II Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo. III Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia. IV Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón. V No empieces a...

"«Decálogo del perfecto cuentista», de Horacio Quiroga"Leer más
Scroll to top